Caminata Jane Jacobs 100 años

///Caminata Jane Jacobs 100 años
Caminata Jane Jacobs 100 años 2018-02-02T14:59:35+00:00

May 2016

Walk Leader: Carolina Huffmann with Erica Hassan, Laura Corbalán Vieiro, Pablo Casais, Colectivo Un Árbol para mi Vereda
Text by: Carolina Huffmann

Este es el 3º año que organizo la caminata de Jane Jacobs en Buenos Aires, pero lo que lo hace realmente especial, es que este año Jane cumpliría 100 años. Solo se puede conmemorar su cumpleaños y su legado con una fiesta urbana. Para esto organizamos una caminata por el barrio de Palermo con la mirada de Jane Jacobs, sus características y sus transformaciones, su vida y su muerte, y terminamos el recorrido con el colectivo Un Árbol para mi Vereda para participar de un proyecto de plantación en comunidad.

El recorrido por Palermo Viejo, en origen un barrio obrero, tiene un sentido exploratorio y crítico hacia el proceso de gentrificación que llevó a convertirlo en: Palermo Soho. A través de la especulación inmobiliaria, se remplazaron viviendas bajas por torres exentas y negocios locales por cadenas comerciales. A lo largo del recorrido son evidentes las consecuencias de esta pérdida de identidad y comercialización del espacio público. Vivimos una situación extrema cuando el portero de una torre sale de su garita de seguridad pidiendo que “despejemos la vereda”, esta vereda pública en la que ya no se puede socializar. Reflexionamos que el señor debería leer el capitulo sobre seguridad en la calle de Jacobs para valorar lo que estaba pasando.

Cruzamos a otro sub-­‐barrio de Palermo, la huella de la evolución de la ciudad se mantiene aún viva por sus edificios y trama urbana, y aprovechamos para contar estas historias. Emblemáticas viviendas de renta de la primer mitad del siglo XX conservan la memoria colectiva de una ciudad anterior a la ley de propiedad horizontal mientras que un arbolado boulevard ocupa el paso de un trazado ferroviario eliminado hace más de un siglo. Debatimos sobre la importancia de la convivencia de edificios nuevos y viejos, mientras otras características de la diversidad urbana de Jane se evidencian en el barrio.

Llegamos a la última parada para hacer la siembra colectiva en el Parque 3 de febrero donde Un Árbol para mi Vereda nos recibe con música en vivo. Rodeados de avenidas cargadas de autos, sólo se escucha la música que anuncia el fin de la caminata y el principio de la siembra. Cada uno hará que esta semilla se transforme en árbol, juntos haremos un bosque.

La caminata para es para repensar la ciudad, la siembra para actuar en ella.